No por autoeditar un disco debería una persona de estar más o menos orgullosa de su trabajo, o más o menos concienciada con él. Cada vez son más las personas que deciden tomar el control total sobre sus trabajos y editar su material bajo filosofías DIY. Ha quedado más que comprobado en los últimos años, que la profesionalización en la música y la autoedición, no tienen porqué estar reñidas, y menos aún comprometer la calidad musical de un grupo o artista.

Dante Place es el proyecto que Jorge Hunt comenzó hace unos años, y que fue consolidándose como algo más serio al mismo tiempo que su anterior banda (Kidsgofree) se desmoronaba. Cambiando totalmente de registro, en Dante Place predominan las guitarras acústicas y las canciones suenan a una mezcla entre Folk y Power pop.

“Quantum” comienza con King of cool y Memory Lane, los temas de corte más pop del disco, y ya al final de Memory Lane, unas voces que recuerdan a los cánticos e invocaciones de Fleet Foxes dan paso a la parte más tranquila del disco. Es con Bravo Zulu, una canción que alaba el bien hacer de algunas personas ante las adversidades, donde comienza la parte más bonita e íntima del disco.

No por haber autoeditado una cosa, debería pensarse que la calidad pueda ser mejor o peor, pero da la sensación de que la autoedición muchas veces conlleva un mimo extra por el producto.
Después de que familia y amigos hayan estado tan involucrados en todo el proceso de “Quantum”; haciendo diseños, grabación, mezcla y masterización, un maravilloso videoclip, etc… ¿A alguien le queda alguna duda de ese cuidado extra que adquieren estas cosas?

Quantum, Shattered eyes o Bravo Zulu son unas bonitas canciones por las que comenzar a devorar este 10″.

BANDCAMP
FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.